La innovación en agricultura no sólo consiste en el empleo de nuevas tecnologías. También en el desarrollo de herramientas naturales. Y en el cultivo de frutos rojos pocos procesos son tan naturales como la polinización. De abejas o abejorros, insectos que pueden llegar a incrementar en un 25 % la producción agrícola, según un estudio desarrollado por el Centro de Innovación y Tecnología de la Agroindustria (Adesva).

Desde SP Soluciones Agrícolas nos decantamos por los abejorros. A las abejas no les gustan las bajas temperaturas que estamos experimentando en la provincia de Huelva en los últimos días. Así que depender de ellas, o simplemente del viento, supone correr riesgos. Los abejorros, por el contrario, son una apuesta segura. Se mantienen activos a bajas temperaturas y con poca intensidad de luz. Asimismo, la lluvia, las nubes y el viento tienen poca influencia en su trabajo.

Otra ventaja de los abejorros sobre las abejas es su eficiencia. Tienen un patrón sistemático de polinización, de manera que evitan otra visita innecesaria en la misma flor. Además, al ser más grandes, pueden visitar un mayor número de plantas por vuelo (de 20 a 30 flores por minuto) y la vibración de sus cuerpos aumenta el contacto con el estigma y los estambres.

Todo ello es especialmente relevante en el arándano, en el que la polinización cobra más importancia, si cabe, porque de ella depende tanto la calidad como el tamaño del fruto. También hay que tener en cuenta que, por la morfología de su flor, en forma de campana, es más difícil de polinizar y los abejorros lo hacen con cierta facilidad gracias a sus lenguas alargadas.

Desde el equipo técnico de SP Soluciones Agrícolas recomendamos el apoyo de abejorros en cultivos de fresas de noviembre a febrero a una dosis de cuatro a seis colmenas por hectárea, gradualmente.

Cabe destacar que nuestras colmenas son frescas, es decir, están poco evolucionadas, para que lo hagan en el campo. Su vida a plena actividad es de, aproximadamente, un mes. Y no existe riesgo de que los abejorros vuelen fuera de las explotaciones agrícolas en busca de alimento ya que no existe comunicación entre ellos en la que algunos busquen otra fuente de alimentación más atractiva.