Existen numerosas especies (aphis gossypii, aphis spiraecola, aphis scammelli, aphis idael, aphis ruborum y un largo etcétera) y tienen una enorme capacidad de reproducción. Hablamos del pulgón, una de las principales plagas que afectan a los frutos rojos.

Los pulgones suelen aparecer en épocas cálidas, en focos localizados y en las partes tiernas de la planta. Estos insectos producen graves daños en los cultivos de berries. Por un lado, tanto las ninfas como los adultos extraen los nutrientes de la planta y alteran el balance de sus hormonas de crecimiento. Ello provoca un enrollado de hojas, una reducción en el proceso fotosintético, un debilitamiento de la planta, e incluso, la muerte de la misma. Por otro lado, las excreciones de los pulgones favorecen el desarrollo del hongo de la “negrilla”, que provoca que el destino de la fruta sea la basura.

Para el control biológico de pulgones en frutos rojos, en SP Soluciones Agrícolas ofrecemos dos soluciones, que se pueden usar de manera individual o combinada. Pero lo primero de todo es detectar qué especie de pulgón está atacando al cultivo, servicio que también ofrecemos.

La primera de las soluciones contra el pulgón es la aphidius colemani, una pequeña avispa de 2-3 mm de longitud y largas antenas. Estas avispas solitarias son parasitoides de unas 40 especies de pulgón distintas: los adultos suelen alimentarse de la melaza que sueltan los pulgones mientras que sus larvas se desarrollan en el interior del cuerpo de su hospedante.

Las hembras adultas de aphidius colemani exploran las zonas preferidas por la plaga. Con sus antenas comprueban que el pulgón no está parasitado para después doblar su abdomen por debajo de su cuerpo y poner un huevo. Una vez parasitado, el pulgón se transforma progresivamente en una “momia” marrón, que alberga en su interior a la larva del parasitoide en desarrollo. Una sola hembra puede poner más de 300 huevos.

aphidius colemani
Fotografía: Bioplanet.

El equipo técnico de SP Soluciones Agrícolas recomienda soltar un individuo por metro cuadrado o, lo que es lo mismo, unos 20 envases de Aphidipak500 por hectárea, teniendo en cuenta que cada uno contiene 500 momias.

La segunda de las soluciones es la aphidoletes aphidimyza, la especialista contra pulgones, capaz de controlar hasta 70 especies. Se trata de un pequeño díptero cuyas larvas se alimentan vorazmente de pulgones. Pueden matar docenas cada día y hasta 100 en toda su vida.

aphidoletes aphidimyza
Fotografía: Bioplanet.

El aphidoletes aphidimyza requiere de condiciones climáticas cálidas para activarse, si bien muestra una buena flexibilidad ante fluctuaciones de temperatura como las que se dan en condiciones de campo. Este depredador se usa principalmente en cultivos de invernadero, caso de las berries, pero también es apto en control biológico en campo abierto durante primavera y verano.

En cuanto a la dosis, el equipo técnico de SP Soluciones Agrícolas recomienda sueltas máximas acumuladas de 2-3 ind/m2.