La empresa SP Soluciones Agrícolas promueve la implantación de Denba en la provincia onubense.

Esta semana se ha presentado en Huelva una tecnología japonesa que conserva los alimentos en condiciones óptimas durante más tiempo. Se trata de Denba, un emisor de ondas electromagnéticas, inocuas para la salud, que emite un campo de pulso eléctrico capaz de activar los átomos del agua presentes en los alimentos, haciéndolos vibrar. De este modo, se reduce la actividad enzimática y, como consecuencia, se paraliza la proliferación de bacterias y hongos. Además, el uso de Denba a bajas temperaturas consigue un mayor efecto, de manera que la maduración de los alimentos se ralentiza y su vida útil se prolonga, a la vez que se incrementa su sabor.

La tecnología Denba puede instalarse mediante un kit en la infraestructura de frío en cualquiera de los niveles de la cadena alimentaria, caso de producción, manipulación, transporte, distribución, mayorista o consumidor doméstico.

Las ventajas de esta tecnología son claras para el sector de los frutos rojos y de otros alimentos perecederos propios de la provincia onubense, como el marisco, el pescado o la carne. Por un lado, ofrece una posibilidad real de llegar a determinados mercados internacionales a los que hoy no se accede por cuestiones económicas o temporales, tales como la propia Asia o Rusia. Y, por otro, amplía la temporada de consumo de productos estacionales, e incluso, evita las caídas de los precios en momentos de máxima producción.

Pedro Écija, gerente de SP Soluciones Agrícolas, la empresa moguereña que ha promovido la llegada de Denba a Huelva, ha incidido en la importancia de la colaboración entre los diferentes agentes del sector agroalimentario para que esta novedosa tecnología sea una realidad en la provincia onubense. De ahí que la delegación japonesa que nos ha visitado estos días haya presentado Denba en varios foros y se haya reunido con distintas instituciones.

Por su parte, Juan Carlos Cirera, cuya empresa es distribuidora oficial de Denba en España y en el resto de Europa, ha querido hacer hincapié en que Denba “no es un proyecto, sino una realidad”, ya que se aplica con éxito en Japón y China desde hace seis años y se está expandiendo a gran velocidad en países como India, Taiwán o Vietnam.

Precisamente sobre su aplicación actual ha hablado en diversas presentaciones Kyoichi Okino, director general de Denba, quien ha mostrado en fotografías y vídeos los resultados de su tecnología en productos tan diversos como carnes, frutas, pescados, verduras, e incluso, flores. Asimismo, ha explicado la experiencia acumulada en los últimos años en Asia.

Denba ha suscitado el interés de numerosos agentes involucrados en el sector agroalimentario de la provincia de Huelva, que han participado activamente con sus preguntas allá donde esta tecnología japonesa se ha presentado en los últimos días.