Agricultores de la provincia de Huelva han conocido nuevas herramientas con las que poder realizar el control de plagas y enfermedades en berries. Ello ha sido posible gracias a las charlas informativas que han organizado SP Soluciones Agrícolas, empresa dedicada al asesoramiento y distribución de soluciones sostenibles para el cultivo de berries, y su proveedor Andermatt, compañía especializada en la investigación, desarrollo y comercialización de soluciones de bioprotección para la agricultura.

Agricultores, técnicos y comerciales han asistido a estas dos reuniones que se han celebrado en el Restaurante Camping La Aldea, de El Rocío, y en la Hacienda Montija. En ellas, Juan Rodríguez, director de Andermatt Iberia, ha dado a conocer distintos productos destinados al control de plagas y enfermedades, así como la nutrición vegetal y la bioestimulación que pueden generar un importante impacto positivo en el campo onubense. Durante su intervención ha desglosado las características de estos productos y ha aportado claves para sacarles el mayor partido posible.

Fungicidas de biocontrol

El primer bloque de la charla se ha dedicado a los fungicidas de biocontrol para oídio, botrytis y otras enfermedades. Es el caso de Eliseos, un producto que además de estimular los procesos de defensa, produce un efecto bioestimulante y destaca por carecer de riesgo de lavado o resistencia, además de ser apto para la agricultura ecológica.

Vitisan, por su parte, es un fungicida de contacto con efecto curativo, que no afecta a la calidad de los frutos y que actúa mediante acción osmótica, dificultando el desarrollo de los hongos. Tampoco tiene riesgo de resistencias debido a su modo de acción múltiple e inespecífico, siendo además el perfecto complemento para el azufre. Por último, Botector ejerce un efecto preventivo en los cultivos y aumenta la vida útil y la conservación de la fruta. Se trata de un producto con una eficacia similar a las alternativas de síntesis, con alta resistencia a condiciones desfavorables y apto en mezclas compatibles.  

Control de lepidópteros, trips y pulgón

El segundo bloque de la charla se ha reservado para el control biológico de orugas en frutos rojos con baculovirus, patógenos de origen natural en poblaciones de insectos. Carecen de riesgo de resistencia y se comercializan como Helicovex, Spexit y Littovir, cada uno con sus características específicas. Todos ellos presentan una serie de diferencias frente a los BTs (bacillus Thuringiensis) como son una mayor eficacia sobre L3, L4 y L5, mayor diseminación en la transmisión de los baculovirus y buena resistencia al lavado. Asimismo, las pruebas muestran que, en comparación con los insecticidas químicos, el baculovirus no presenta resistencia por lo que su capacidad de actuación y su nivel de eficacia es mucho mayor.

Por su parte, Neempro es un bioinsecticida de origen botánico recomendado en el control integrado de plagas. Es un inhibidor de crecimiento, afecta a los procesos reproductivos y tiene un efecto antialimentario, siendo su espectro de acción superior a las 450 especies, entre ellas trips, cotonet y pulgón que son las que más afectan a la agricultura onubense.

Biofertilizante radicular

Por último, los asistentes han conocido las características de Rhizo Vital C5, un preparado bacteriano natural en forma líquida, que aumenta el rendimiento de los cultivos estimulando el crecimiento de las plantas, el desarrollo radicular y una mayor disponibilidad de nutrientes.

Se trata de un producto apto para la agricultura ecológica, que se puede aplicar en tratamiento de semillas, por aspersión, inmersión, cacharreo, en riego a manta, por pulveración sobre el terreno o en fertirrigación.

A lo largo de la charla, los asistentes han podido intervenir y resolver sus dudas acerca de estos novedosos productos que pueden ayudar a los agricultores a disponer de nuevas herramientas para el control de plagas y enfermedades en berries.