Ante la aparición generalizada de varias especies de este insecto de manera conjunta.

El pulgón es una de las principales plagas que afectan a las berries. Fruto de nuestros años de experiencia, podemos afirmar que, en el caso concreto del arándano, son cinco las especies que nos podemos encontrar en las fincas onubenses: Aphis gossypi, Aphis spiraecola, Ericaphis scammelli, Macrosiphum euphorbiae y Myzus persicae.

Ante la generalización de la aparición de varias especies de pulgón en arándanos a la vez, desde SP Soluciones Agrícolas hemos empezado a comercializar Fraggle, un mix de parasitoides que combinamos con Aphidius colemani. “El hecho de que un único bote contenga varios parasitoides hace que el control biológico de la plaga de pulgón en arándanos sea tanto más cómoda como más económica para el agricultor”, explica Javier de Soto, técnico de SP Soluciones Agrícolas.

“Apostamos por los parasitoides frente a depredadores como los sírfidos porque su instalación en las fincas es más rápida”, aclara Mateo Aroca, responsable técnico de SP Soluciones Agrícolas.

La velocidad de instalación es un dato a tener en cuenta, ya que la reproducción y crecimiento de las plagas de pulgón son muy rápidos. De ahí también la importancia de la detección precoz de los focos y de la consecuente actuación sobre los mismos. Si bien lo primero de todo es detectar qué especie de pulgón está atacando al cultivo, servicio que también ofrecemos desde SP Soluciones Agrícolas.

Las plagas de pulgón suelen aparecer en los cultivos de arándanos durante el período de floración.

Estos insectos provocan importantes daños. Por un lado, tanto ninfas como adultos extraen los nutrientes de la planta y alteran el balance de sus hormonas de crecimiento. Ello provoca un enrollado de hojas; una disminución del proceso fotosintético; un debilitamiento de la planta, con su correspondiente merma de la producción; e incluso, la muerte de la misma. Por otro lado, las excreciones de los pulgones favorecen el desarrollo de la “negrilla”, hongo que provoca que el destino de la fruta sea la basura.

Además, hay que prestar especial atención a la presencia de hormigas en las fincas, ya que extienden la plaga de pulgón por la plantación.