Hablar de plagas en el sector de los frutos rojos en general y de la fresa en particular es hacerlo de la araña roja (Tetranychus urticae), un ácaro fitófago que ocasiona daños tan importantes como la propia muerte de la planta.

La araña roja, en sus diferentes estadios (larva, ninfa y adulto), se alimenta de los contenidos celulares del envés de las hojas de las plantas, lo que causa una decoloración de las mismas. Ello produce una importante reducción del proceso fotosintético y, por ende, de la producción de nutrientes, llegando en ocasiones a provocar el marchitamiento de la planta, con sus correspondientes pérdidas económicas.

El efecto invernadero y el clima suave característico de la provincia de Huelva son factores que favorecen la pronta instalación de la araña roja, cuyo ciclo es muy rápido: cada hembra adulta puede poner entre 100 y 120 huevos, con una frecuencia de 3-5 huevos diarios.

El uso abusivo, incorrecto y/o repetido de acaricidas por parte de los agricultores ha dado lugar a que la araña roja haya desarrollado una elevada resistencia a los mismos. Por ello, en SP Soluciones Agrícolas ofrecemos una alternativa con la que, además de controlar la plaga, reducimos el residuo del fruto, respondiendo a las exigencias del mercado sobre el uso de materias activas, aspecto especialmente importante en la exportación.

Phytoseiulus persimilis: cómo eliminar la araña roja de los cultivos de fresas

Fruto de la fresa atacado por una plaga de araña roja. Fotografía: SP Soluciones Agrícolas.

Se trata de Fitopak2000, envase que contiene 2.000 individuos de phytoseiulus persimilis, el mejor depredador de araña roja en un elevado número de cultivos protegidos y al aire libre, caso de la fresa y el resto de frutos rojos.

El éxito de phytoseiulus persimilis radica en que su ciclo de vida es incluso más rápido que el de la plaga. Además, al alimentarse sólo de araña roja, convive con su presa. Ello provoca que, con el paso de las campañas, los ataques de esta plaga se reduzcan en las parcelas que lo utilizan.

Al contrario de lo que ocurre con la trichopria para combatir la drosophila suzukii, no se recomienda introducir phytoseiulus persimilis de forma preventiva, sino en cuanto se advierta la presencia de las primeras hembras de araña roja. El equipo técnico de SP Soluciones Agrícolas se desplaza al campo para detectar su presencia mediante un adecuado monitoreo.

Las primeras sueltas de fauna auxiliar en cultivos de fresa deben tener lugar a partir del mes de enero, cuando la planta alcance un determinado tamaño. En torno al mes de abril deberán sumar entre ocho y diez sueltas, que empezarán siendo de 2-4 ind/m2 hasta sumar un total de 20-25 individuos.

En el caso de la frambuesa, se harán entre tres y cinco sueltas en cada campaña. Éstas empezarán a las dos o tres semanas del florecimiento de la planta.

En determinados momentos puede producirse un aumento de la plaga de araña roja. Entonces será necesario compaginar el control biológico con técnicas alternativas sin residuos, con las que también contamos en SP Soluciones Agrícolas.

Control biológico de plagas

Las plantas, en su medio original, están protegidas de los parásitos por factores de control natural, algo que no ocurre en los sistemas de producción agrícola, ni siquiera en el ecológico. Por ello, los cultivos agrícolas están expuestos a la aparición continuada de enfermedades y plagas. Estas plantas no pueden defenderse por sí solas, pero la utilización recurrente de pesticidas tampoco es la solución definitiva, pues esta práctica ha dado lugar a la resistencia de numerosas especies a estos productos, a lo que se suma el efecto fitotóxico sobre la plantación.

En SP Soluciones Agrícolas apostamos por reconstruir y potenciar los mecanismos de control biológico de plagas introduciendo insectos auxiliares que las controlen de una manera más eficaz y limpia.