Este bioestimulante incrementa la productividad de las plantas para absorber y retener el agua, lo que supone un ahorro hídrico y económico.

“El agua es el principio de todas las cosas. El elemento primero. Todo es agua”.

Tales de Mileto

Esa es la base de Talete, bioestimulante que incrementa la productividad del agua y que debe su nombre precisamente al filósofo griego.

Más que la productividad del agua, se puede decir que Talete incrementa la productividad de las plantas para absorber y retener el agua, tanto en casos de escasez como de abundancia de la misma. Y lo hace absorbiendo un 10 % más de agua que en condiciones normales. No hablamos de consumo, sino de absorción y, por tanto, de riegos más eficientes y sostenibles al desperdiciarse menos recursos hídricos.

Cuando el agua es un factor limitante, ya sea de manera permanente o temporal, existe la necesidad de mejorar el rendimiento. En tal caso, los beneficios de Talete son incuestionables. Pero, ¿por qué usar este bioestimulante en zonas como la provincia de Huelva, donde en general el agua no es un factor limitante?

Condicionantes como terrenos arenosos, característicos en los cultivos de frutos rojos de Huelva; o factores estresantes como la poda del arándano o las altas temperaturas, también habituales en nuestra provincia, provocan que las plantas no sean capaces de absorber toda el agua que necesitan. Con la aplicación de Talete absorben un 10 % más, por lo que el agua aportada al cultivo se aprovecha de una forma más eficiente. Se pueden, incluso, alargar los períodos entre riegos o saltarse turnos.

Pero Talete va más allá actuando también sobre buenos suelos con disponibilidad suficiente de agua. Lo hace aumentando el rendimiento de los cultivos.

Por tanto, con Talete conseguimos riegos más eficientes y sostenibles, reducimos costes económicos y, a la vez, maximizamos la producción e incrementamos calibres.