Los productos fitosanitarios formulados a base de cloropicrina o 1,3 dicloropropeno, con efectos fungicida, insecticida, herbicida y nematicida, se han perfilado como los únicos sustitutos eficaces del ya desaparecido bromuro de metilo para la desinfección de suelos en fresas.

De hecho, cada principio de año, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación publica una resolución de autorización excepcional para el uso y la comercialización de estos fumigantes. Las fechas de 2019 son del 1 de julio al 28 de octubre para fresa y dos períodos para frambuesa y mora, del 1 de abril al 12 de junio y del 1 de noviembre al 15 de diciembre.

Pero además de los períodos autorizados para cada cultivo, la normativa especifica, entre otras cuestiones, el tipo de plástico acolchado que debe utilizarse en las plantaciones para minimizar las emisiones de los gases. Y en este caso sólo están permitidos los plásticos totalmente impermeables (TIF) y los plásticos virtualmente impermeables (VIF).

Diferencias entre el plástico acolchado tradicional y el TIF

En caso de que se use cloropicrina o 1,3 dicloropropeno para la desinfección del suelo, el acolchado agrícola utilizado tradicionalmente, de 140 galgas, sólo podría utilizarse para hacer los lomos de las fresas. Su uso para la desinfección está prohibido al permitir que aproximadamente el 30 % de los gases se escapen a la atmósfera.

Sin embargo, el TIF, además de ser un plástico acolchado permitido para la desinfección gracias a su permeabilidad total, también pueden utilizarse posteriormente para los lomos de las fresas, por lo que hace una doble función.

Pero los beneficios de usar un plástico TIF van más allá de cumplir la ley y evitar efectos nocivos para el medio ambiente y para los trabajadores del campo. Porque los productos fitosanitarios formulados a base de cloro también pueden provocar daños en las cubiertas de invernadero al provocar cortes o desgarros en los puntos de contacto con las estructuras metálicas, reduciendo significativamente su vida útil.

Por tanto, el plástico TIF cumple con la legislación, es respetuoso con el medio ambiente y con la salud de los trabajadores del campo, puede hacer una segunda función (además de desinfectar) y evita el daño de otros materiales necesarios para el cultivo de fresa, caso de las cubiertas de invernadero.

Desde SP Soluciones Agrícolas estamos a disposición del agricultor para resolver cualquier duda que pudiera tener sobre éste o cualquier otro asunto relacionado con nuestros servicios.